Textos

Fragmento de poema gótico

Fragmento de El jardín de Proserpina (1886)
de Charles Algernon Swinburne.

Liberados del excesivo amor a la vida,
de la esperanza y del miedo,
agradecemos con ánimo ligero
a los dioses que puedan existir
que no haya vida que por siempre viva,
que los muertos nunca se levanten,
que hasta el río más cansado,
llegue serpenteando seguro a la mar.

No  despertarán entonces ni el sol ni la estrella,
ni habrá ya cambios de luz;
ni sonido de aguas agitadas,
ni sonido alguno, ni visión;
ni hojas invernizas ni vernales,
ni días, ni cosas diurnas:
sólo el sueño eterno
en una eterna noche.